La ciudad que lo tiene todo

La semana santa pasada hice un viaje a una de las ciudades más impactantes del mundo, debido a su tamaño y contenido. Ésa ciudad es México D.F.

turistas-cdmx

Yo soy de la ciudad de Buenos Aires, una ciudad muy hermosa de arquitectura europea y llena de parques parecidos a los de Londres.

Como buen argentino, amo a mi ciudad y a mi país, algo que a veces me puede cegar un poco ante las bellezas que ofrece el mundo y mi propio continente.

Yo ya había escuchado a muchas personas hablar de México, cuyas opiniones diferían mucho, por lo que se me complicaba crear un plano mental objetivo sobre aquel país.

Un buen día, al estar comiendo con unos amigos, escuché que uno de ellos tenía intenciones de ir a la Ciudad de México en la Semana Santa y en ese momento me decidí de ir con él.

En realidad, no sabía muy bien qué esperar de dicho viaje; sin embargo, mi curiosidad por México era enorme.

Lo bueno fue que mi amigo contaba con muchos amigos mexicanos capitalinos, quienes nos ayudarían a pasar un rato lindo en su ciudad.

Lo que sí había escuchado de todos los veteranos de viajes a México, incluyendo a mi viejo, era de la gran calidad de los hoteles en México D.F.

En realidad esto es de esperar debido a la cercanía que tiene México con los Estados Unidos, ya que entre vecinos muchas cosas se comparten.

Después de un vuelo largo llegamos a la Ciudad de México, cuyo tamaño tatuó mi pupila al verla desde los aires.

Es verdaderamente impresionante como la extensión de una sola ciudad puede cubrir todo lo que se ve de casas, edificios y avenidas hasta el horizonte.

Al llegar al aeropuerto tomamos un taxi hacia nuestro hotel Krystal, que estaba localizado en el corazón de la zona empresarial de la ciudad, cuyos rascacielos parecen en serio rasguñar las zapatillas de las nubes.

Al llegar ya daban por ahí de las seis de la tarde, por lo que se avecinaba nuestra primera noche en la ciudad.

Nuestra habitación se encontraba en el piso 18, que casualmente resulta ser  mi número de la suerte desde que era un nene.

Al caer la noche fue increíble la metamorfosis que sufrió la ciudad de ser un parque de torres de vidrio durante la tarde a una órbita de estrellas luminosas durante la noche.

Al ya haber descansado un poco bajamos al bar de nuestro hotel, donde habrían de llegar nuestros camaradas mexicanos  con un par de amigas.

La verdad es que tanto esa noche como todas las demás la pasamos bárbaro, debido a que la gran Ciudad de México tiene una infinidad bares y discotecas.

Durante las mañanas y tardes que pasamos en esa gran ciudad visitamos lugares extraordinarios, como el centro histórico, el castillo de Chapultepec, Museo de Antropología, pirámides de Teotihuacán y sobre todo el gigantesco y señorial estadio Azteca.

La verdad es que nuestra experiencia en la Ciudad de México fue enorme y la pasamos realmente fenomenal.

A todos ustedes que quieran ir a un lugar que lo tiene todo, les recomiendo ampliamente la Ciudad de México.

Ideas para viajar a bajo costo

Todos queremos viajar, pero de preferencia, sin sacrificar los ahorros de toda la vida en el intento. Sí, me puse algo exagerado, porque hay muchos destinos que podemos visitar sin desgarrar los bolsillos. Pero también es cierto que, por sencillo que sea el hospedaje y por más cerca que nos quede el lugar preferido, todo viaje implica una inversión superior a lo que solemos gastar habitualmente. Y si el traslado tiene que hacerse en avión, las cifras subirán aún más.

Pero, tranquilos; no renuncien a esas vacaciones tan merecidas o ese viaje romántico del que tanto han hablado con su pareja. Existen muchas opciones para economizar en cuestiones como el alojamiento, el transporte, las comidas y otros gastos que son inevitables al viajar, pero que siempre pueden reducirse de algún modo.

En esta ocasión, les preparamos algunas ideas para que hagan las mejores inversiones en tres aspectos básicos de un viaje: los traslados, el hospedaje y la alimentación.

Transporte

Probablemente ya sepan que la mejor forma de ahorrar en este rubro, y sobre todo si se trata de un viaje en avión, es anticiparse todo lo posible. Si planean volar en temporada alta –las vacaciones de verano o las de navidad, por ejemplo–, les conviene reservar hasta tres meses antes de su fecha de salida y aun así, deberán estar preparados para un precio elevado. Si pueden elegir otras fechas, será mucho mejor; de cualquier forma, sean prevenidos y compren sus boletos al menos un mes antes.

avion

Pero adelantarse no es la única forma de hallar buenos precios. Las aerolíneas hacen constantes ofertas y promociones; la mejor forma de estar al tanto de ellas es suscribirse a sus newsletter o unirse a sus redes sociales, porque muchas de las promociones se difunden sólo por internet. Otra opción son los outlets de viajes, como Viaja y Vuela, un evento que se organiza anualmente para promover el turismo y que este año se llevará a cabo del 12 al 15 de mayo, en el World Trade Center de la Ciudad de México. Por lo general se ofrecen muy buenos descuentos, tanto en vuelos con compañías extranjeras, como en aerolíneas mexicanas que ya de por sí ofrecen precios accesibles, como los vuelos VivaAerobus, Interjet o Volaris.

Hospedaje

Muchas personas no pueden sentirse de vacaciones, si no están rodeadas por las comodidades y los servicios de un hotel de cinco estrellas. No hay nada malo en ello y en las ferias de viajes o en las agencias que ofrecen paquetes “todo incluido”, también se pueden encontrar excelentes promociones para este tipo de alojamientos.

acampar

No obstante, si son un poco más aventureros o quieren probar algo distinto, existen muchas opciones de hospedaje que además de ser fuera de lo común, resultan más económicas. Un ejemplo son los hostales, un concepto de alojamiento que se ha mejorado mucho en nuestro país, para ponerlo a la altura de la oferta que hay en el extranjero. También están los pequeños albergues de propietarios locales; al no pertenecer a grandes cadenas hoteleras, este tipo de alojamientos son más pequeños y sencillos, pero cuentan con todo lo necesario para estar seguros y cómodos, y casi siempre agregan un toque de cordialidad que nos hace sentir como en familia. Y en algunos lugares, sobre todo en zonas de bosque, montaña o playa, está la posibilidad de acampar y convivir de cerca con la naturaleza; eso sí, con mucho respeto.

Alimentación

Viajar también significa experimentar la cultura, el estilo de vida y las tradiciones del lugar que visitamos. Algo que no se puede omitir para vivir al máximo esta experiencia, es probar la gastronomía local. Los restaurantes de los hoteles y centros comerciales suelen ofrecer platillos típicos, pero el costo puede ser elevado, sobre todo si se trata de las especialidades de la región. Para no perderse los sabores de lugar, pero sin gastar de más, las mejores opciones son los tianguis, mercados y restaurantes locales. Además de economizar, también podrán probar ingredientes mucho más frescos y preparaciones artesanales.

Sí, para viajar siempre hay que pedir prestado un poco al cochinito, pero ahora saben que tampoco es necesario vaciarlo por completo. Con ahorro, planeación y algunos buenos trucos, descubrir el mundo es posible.

Baja Antes del Avión

Que molesto es que después de un viaje de 3 horas en avión todavía pierdas otras 2 horas al aterrizar, Después de todo ¿No mueres de ganas de aprovechar al máximo tu tiempo libre o lagvacaciones?, una buena forma de evitar retrasos y ganar tiempo es sentándote en asientos que estén cerca de las salidas, aunque no lo creas ayuda mucho para evitar perdida de tiempo.

Siempre, estrictamente siempre deberás tener bien organizado tu equipaje de mano, recuerda que nadie puede pararse hasta que el avión haya aterrizado y muchas personas buscaran sus pertenencias al mismo tiempo, ahorra tiempo y se precavido.

viajeGuarda tu equipaje con las manijas hacia fuera, aunque no lo creas te sera de mucha utilidad al tomarlo y no tendrás que estar lidiando con maniobras para desatorarlo.

Utiliza calzado deportivo, si llegaras a tener un poco de prisa o simplemente fueras retrasado estarías listo para correr o caminar mas rápido.

Empaca ligero, evita llevar cosas innecesarias que podrían entorpecer tu abordaje o camino por la terminal.